Eficiencia energética

La tecnología LED le permitirá ahorrar hasta un 90% en su factura de la luz. Los Leds son mucho más eficientes a la hora de convertir la energía eléctrica directamente en luz visible. Esta relación se mide en lúmens por vatio (lm/w), que en el caso de nuestros LED oscilan entre 70 y 115 lm/W!.Eficiencia energética Para que se haga un idea de lo que representa, una bombilla del tipo incandescente tiene una eficacia luminosa de entre 13,8 y 15,2 lm/W, y una halógena de entre 16,7 y 19,8 lm/W.

Sin decaimiento de la luz

También hay que tener muy en cuenta que los datos de eficacia luminosa de las lámparas incandescentes, halógenas y de bajo consumo son válidos cuando son nuevas, pero su luminosidad Sin decaimiento de la luzdecae a lo largo de su vida útil de un 30% a un 50%, mientras que las bombillas LED mantienen su luminosidad prácticamente constante. Además, factores como la temperatura ambiente pueden afectar a la luminosidad de las lámparas convencionales, cosa que no ocurre con los Leds.

Larga vida útil

Larga vida útilLas lámparas incandescentes duran apenas 1000 horas de funcionamiento hasta que hay que cambiarlas, las halógenas duran algo más, entre 2000 y 4000 horas, los fluorescentes y lámparas de bajo consumo entre 5000 y 8000 horas, pero los Leds tienen una vida útil de 50.000 horas, pudiendo llegar en algunos casos a 100.000 horas de funcionamiento, y sin importar cuántas veces las enciendas y apagues o cuánto tiempo las dejes funcionando. Esto te permite no tener que preocuparte por la bombilla en mucho tiempo.

Sin emisión de calor

Las lámparas Led no desperdician energía en crear calor como el resto de las lámparas, es lo que se conoce como "luz fría", lo cual permite usarlas en sitios más complejos, de espacio reducido, o donde el control de la temperatura sea fundamental y allí donde el gasto de la climatización de los equipos de aire acondicionado sea importante y deba reducirse con el consiguiente ahorro energético.Sin emisión de calor

Ecológicas

Además de reducir considerablemente las emisiones de CO2 derivadas de la iluminación de nuestro hogar, las bombillas Led no contienen tungsteno como las bombillas convencionales, ni mercurio con las lámparas fluorescentes o las bombillas de bajo consumo.

Mucha gente no sabe que al usar bombillas de bajo consumo, tratando de ayudar al planeta, se ataca al medio ambiente con contaminantes peligrosos como el  mercurio.Ecológicas

Encendido inmediato

Encendido inmediatoLa bombilla LED se enciende ofreciendo su luz máxima instantáneamente. Los fluorescentes o de bajo consumo, necesitan tiempo para "calentarse" y llegar al punto de iluminación máxima (periodo en el que además consumen más potencia). Esto suele ser una gran desventaja cuando iluminamos escaleras, pasillos o cualquier zona donde usemos la luz muchas veces durante poco tiempo, ya que nunca iluminaremos el lugar con el 100% de la luz de la que disponemos, y estaremos malgastando más energía y obteniendo menos luz.

Sin radiaciones UV ni parpadeo

Muchas veces, el gran problema de las lámparas fluorescentes y de bajo consumo en lugares de actividad es el parpadeo constante de la luz, que puede llegar a ser molesto e incluso provocar dolores de cabeza, lo que nos hace optar por bombillas halógenas o incandescentes. Este problema no existe con la tecnología Led.Sin radiaciones UV ni parpadeo

Los Leds ofrecen luz constante, sin radiaciones Ultravioleta ni infrarrojas perjudiciales.

Además la luz es mucho más brillante, y permite que las tonalidades de los objetos se aprecien mejor y sean más vivas.

Resistentes a golpes

Si durante la instalación de su nueva y flamante bombilla LED, ésta se le cae al suelo o recibe cualquier golpe, no se preocupe, al contrario que las halógenas, los chips LED son mucho más resistentes a golpes y vibraciones. Además, resisten mucho mejor a las sobretensiones que puedan producirse en la red sin quemarse.Resistentes a golpes

Mantenimiento mínimo

Al tener una larga vida útil, los productos LED no necesitan ningún mantenimiento. Esto es especialmente importante en entornos en el que es difícil o complicado cambiar bombillas o llevar a cabo un mantenimiento intensivo y continuo, lo que resulta favorable para el desempeño del sistema de iluminación empleado. Mantenimiento mínimo